viernes, 3 de agosto de 2012

Consanguinidad

Este término indica la condición de individuos poseedores de una común carga genética, no se refiere a identidad sanguínea. La palabra consanguinidad proviene de una creencia antigua de que por el feto circulaba sangre materna. Actualmente sabemos que no se hereda sangre, sino células germinales.
Cruzar entre consanguíneos permitió llegar a los canarios que tenemos hoy en día.
Este tipo de cría, sin embargo, puede traer problemas, si los ejemplares son portadores de taras hereditarias, ya que al cruzar dos portadores se puede llegar a manifestar el inconveniente. Para realizar cruzamientos consanguíneos hay que hacer una buena selección de los ejemplares, y no insistir largamente en el.
Se debe evitar el cruce entre hermanos, está permitido entre medios hermanos, padres con hijos y abuelos con nietos.
A continuación tienen un gráfico donde podrán ver los acoplamientos más adecuados. El empleo de los llamados cruces consanguíneos o endogámicos es una herramienta básica de la canaricultura moderna gracias a la que se ha conseguido la sorprendente variedad de colores, formas y cantos que podemos disfrutar en nuestras aves. Es, sin embargo, una herramienta de doble filo pues ayuda a fijar tanto las características perseguidas como otras indeseables que pueden arruinar nuestro trabajo. Es preciso, pues, una estricta selección de los ejemplares con los que se trabaja y un especial cuidado en la determinación de hasta dónde pueden llegar los cruces consanguíneos y cuándo es necesaria la incorporación de sangre de refresco. En principio hay que advertir que el empleo de la endogamia no permite aumentar por sí sola la calidad de nuestros cantores. Para que sea exitosa se debe partir ya de buenos ejemplares pues de lo que se trata es de fijar los genes que éstos ya poseen. Si nuestros reproductores son mediocres o presentan características indeseables acentuadas (faltas graves en el canto, problemas de salud o en la reproducción) la consanguinidad contribuirá a fijar estos caracteres negativos. En segundo lugar aunque la tabla de Felch es una buena referencia para saber por dónde nos movemos en nuestro programa de cría, hemos de ser flexibles en los emparejamientos y atender más a la calidad y características de los ejemplares que vamos consiguiendo que a respetar estrictamente el guión orientativo que este esquema plantea. Del mismo modo hay que considerar que llevar la tabla hasta sus últimos cruces supone un grado de consanguinidad generalmente excesivo para canarios de canto y es preferible trabajar con varias líneas paralelas y no exclusivamente con las dos que la tabla propone. Para esto se hace necesaria la colaboración entre criadores que desarrollen líneas procedentes de un mismo tronco común. los emparejamientos en consanguinidad se pueden dividir en:

  • Consanguinidad estrecha (Inbreeding): consiste en emparejar ejemplares emparentados en primer o segundo grado. Debemos hacer en este caso la distinción entre parentesco en línea recta (el que existe entre individuos que descienden unos de otros: bisabuelos, abuelos, padres, hijos....) y el parentesco colateral ( el de individuos que no descienden unos de otros pero que proceden de un tronco común: hermanastros, tíos, primos; nótese que no mencionamos hermanos ya que no lo consideramos recomendable). Los emparejamientos de consanguinidad muy elevada (padres e hijos por ej.) se denominan como de consanguinidad directa, ya que se suelen efectuar para fijar características de ejemplares excelentes en color, categoría, forma o canto. Este tipo de cruce si bien es la forma más rápida de fijar los caracteres deseados, también posibilita que afloren los no deseados como los factores letales o subletales, así como tambien la aparición de quistes.
  • Consanguinidad media-amplia (Linebreeding): se trata de los cruces entre ejemplares con un parentesco entre 3º Y 4º grado y más amplia como el parentesco entre 5º Y 10º grado. Evidentemente, cuanto más lejano es el grado de parentesco menor es la posibilidad de que se encuentren genes comunes. En la práctica la consanguinidad estrecha se utliliza para fijar genéticamente las características deseadas y la media-amplia para mantenerlas o conservarlas, durante el mayor tiempor posible sin introducir sangre nueva. En lo personal pienso que cuando se utiliza la consanguinidad siempre hay que introducir en algún momento de los cruzamientos sangre de refresco, adquiriendo algún ejemplar nuevo de la variedad que estemos criando, especialmente machos.
  • Cruce abierto (Outbreding): este tipo de emparejamiento se realiza entre ejemplares no emparentados o de parentesco muy lejano, se suele utilizar para refrescar una línea consanguinea muy estrecha o para corregir desviaciones mediante la compensación (sea color o estructura de la pluma, etc.), aumentando de esta forma los ejemplares heterocigotos.
De un macho 1 y una hembra 2, se obtienen canarios 3(50%/50%), de ellos se seleccionara un macho para cruzarlo con la madre, y hembras para el padre, de allí obtendremos canarios con un 75% de uno y el 25% del otro. A estos canarios 4-5 se los cruza con 1, 2 y 3 obteniendo 6, 7 y 8. Observese que volvemos a tener canarios 50%/50% ( 7 ), a estos canarios volveremos siempre para evitar el dominio de una sangre sobre la otra. A los canarios 6, 7 y 8 se los cruza con 1, 2, 4 y 5, obteniendose 9, 10, 11, 12 y 13; donde 11 vuelve a tener 50%/50%. A estos últimos se los junta con 4, 5, 6, 7 y 8 llegando a 14, 15, 16, 17 y 18; los 16 tienen 50%/50%. De esta forma llegamos a la quinta generación, y ultima recomendable, en este punto conviene introducir sangre nueva, apropiada a nuestra cepa. El canario que traigamos conviene que sea homocigota, para evitar que sea portador de algo que no deseamos, y arruine el trabajo que venimos haciendo. El mejor sistema seria el de todos los años introducir algún canario al criadero, pero se dificulta conseguir buenos reproductores que no nos traigan sorpresas en la cría. Un buen método para perfeccionar una raza es el del acoplamiento no estrecho o parcial. Este, consiste en utilizar un buen macho con varias hembras, al año siguiente se cruza entre medios hermanos y entre padres e hijos. De esta forma podemos armar varias lineas de cría, y hacer cruces entre ellas, sin tener necesidad de introducir nuevos ejemplares todos los años. Sea cual fuere el método que utilicemos debemos tener un control estricto de cada canario, sabiendo quienes son sus padres. 
Cristian Reyna FUENTE: http://www.ucgs.com.ar/Consanguinidad.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada